Soeurs de Marie Joseph et de la Miséricorde
http://soeursmariejosephetmisericorde.org/-Hermanas-de-Maria-y-Jose-
    Hermanas de Maria y José

Hermanas de Maria y José

« Estuve en la cárcel y vinisteis a verme. » (Mt 25,36)

1789/1793 La Prueba

Durante el Terror, el cura de la parroquia de Ainay, en Lyon, estuvo encarcelado con su sierva, Charlotte Dupin:
“Si salgo de aquí, voy a consagrarme al servicio de los pobres presos.” Liberada rápidamente, no pensó en otra cosa que visitar a las personas con quién compartió la cautividad.
Charlotte Dupin llevó comida y ropa que pidió para los presos. Generalmente, fue un intermediario entre los presos y sus familias. Como no pudo hacer todo sola, pidió ayuda a su hermana y a otras chicas. Otras mujeres le propusieron su ayuda. Fue así como durante este tiempo de Terror creció esta pequeña sociedad de beneficencia.

1805/1816 Primeras Visitas

A la muerte de Charlotte Dupin, el 15 de abril de 1805, una de los miembros de esta pequeña sociedad de beneficencia, Jeanne-Louise Juliand, la sucedió y, para que la sociedad pudiera seguir viviendo, hizo un reglamento que fue aprobado por la autoridad eclesiástica el 15 de julio de 1805.
Este mismo año, las visitas fueron más regulares.
Para facilitar el trabajo, la administración les pide que vivan en la cárcel. Algunas de las mujeres van a hacerlo para estar más cerca de los presos. Serán dirigidas por Elisabeth Duplex (1780-1849).

1817/1824 Anne-Marie Quinon

En 1817, Anne-Marie Quinon es acogida como Charlotte.
En 1819, la autoridad diocesana pidió al grupo de las Charlottes que se afiliaran con una congregación religiosa. Eligen la congregación de las Hermanas de San José. Este mismo año, Elisabeth Duplex tomó el hábito y recibió el nombre de sor San Policarpo.
En 1824, Madre San Agustín (Anne-Marie Quinon) fue nombrada superiora de la comunidad que vive en la cárcel San José.

1825/1834 Extensión de la Misión

Es cierto que el trabajo y la influencia de las Charlottes contribuyeron a la transformación de las cárceles.
En 1825, un consejero general del departamento del Rhône escribió una tesina. Pidió la autorización, para que las hermanas que trabajaban en las cárceles, pudieran trabajar en el servicio general de las cárceles de Francia.
En 1825, sor San Policarpo es nombrada provincial de las hermanas de San José de Lyon “sección cárcel”.

1835/1840 La reforma de las cárceles

En 1835, Madre San Agustín sucede a sor San Policarpo y toma la responsabilidad de esta nueva obra.
En 1838, la comisión de vigilancia de las cárceles de Lyon hizo un informe al ministerio del Interior. Este precisa la obra en las cárceles de los religiosos y religiosas y dió un impulso necesario a esta nueva obra. Una reforma de las cárceles fue necesaria.
En 1839, un Inspector General de las cárceles del Reino pidió a la provincial de las hermanas de San José, sección cárcel, si aceptaría el trabajo de todas las cárceles de Francia.

1840/1841 Fundación de la Congregación

En 1837, a petición del cura Petit, responsable del Seminario Menor del Dorat, una comunidad de 4 hermanas se establece en el Dorat.
En 1841, el Cardenal de Bonald, obispo de Lyon, autorizó la separación de las Hermanas de San José y la “sección cárcel”. Es la Madre San Agustín, responsable de la “sección cárcel”, quién va a preparar la salida.
El 23 de marzo de 1841, Madre San Agustín llega al Dorat con 81 hermanas y novicias. La nueva congregación quedó oficialmente constituida y tomó el nombre de Hermanas de María José.

« Nos queda lo más difícil para nuestra instalación. Tenemos que hacer unas obras importantes, pero con la ayuda de la Providencia, podremos hacerlas.”
El futuro se abrió, con la pedida del gobierno. Creció el número de las comunidades en las cárceles (35 en 18 años), con muchas actividades, a pesar de varios problemas: problemas de dinero, epidemia de Cholera, eventos políticos, aumento del anticlericalismo. Todo esto afectó a la salud de Madre San Agustín.

En 1857, pidió estar dispensada de su responsabilidad y dos años después murió en Montbrison, en la Loire, el 4 de agosto de 1859, unas horas antes del Cura de Ars.

newsletter