Soeurs de Marie Joseph et de la Miséricorde
http://soeursmariejosephetmisericorde.org/Feliz-Navidad-a-todos
        Feliz año de la Misericordia recibida y entregada a los hermanos.

Feliz año de la Misericordia recibida y entregada a los hermanos.

  • Télécharger l'article au format PDF Imprimer cet article
  • 30 de diciembre de 2015
  • réagir

"Es necesario, en este Año de la Misericordia, no olvidar las palabras de san Ambrosio que el papa Francisco nos recordaba hace unos días: “El nombre de Dios es la misericordia y donde hay misericordia, allí está Dios”. Donde hay misericordia, allí está naciendo Dios, podemos añadir nosotros. Y feliz Año de la Misericordia recibida y entregada a los hermanos."


" Desde la megafonía instalada en las balconadas de los ayuntamientos, incluso de los oficialmente más ateos y laicistas, se escuchan diariamente el canto de los más sacrosantos villancicos. ¡Hay que animar al personal! También la familia es utilizada para convertir la Navidad en una fiesta idílica y sentimental en torno a una mesa bien abastecida.

La Iglesia cristianizó la fiesta pagana del 25 de diciembre, fiesta de los solsticios de invierno y la celebración del Sol invictus, y puso en su lugar la fiesta del nacimiento de Jesús, verdadero sol y luz del mundo. Hoy parece que, en revancha, la sociedad paganiza la Navidad, manteniendo la apariencia de fiesta cristiana.

Pero la Navidad es la irrupción de la novedad de lo diferente, de lo alternativo: nos ha nacido un Niño. Es Jesús, el Dios que se abaja, que nace en las periferias de una galaxia determinada. • Un Niño que no sabe hablar, y nos lo ha dicho todo: nos dice que está presente entre los últimos, en los sin techo, en los que viven en el descampado… y es allí donde tenemos que encontrarlo. • Un Niño que no puede andar, y ya ha abierto un camino: el camino del amor compartido, de la solidaridad, de la lucha por la renovación de nuestro mundo violento, inhumano, cruel y sin entrañas. En él se hace carne la palabra de Dios, esto es, el proyecto y el sueño de Dios para este mundo. • Nos ha nacido un Niño, aunque habría que decir mejor: nos está naciendo un Niño que no es capaz de valerse por sí mismo, y ya nos ha salvado a todos, o mejor dicho, nos está salvando a todos. ¡Déjate salvar, déjate liberar por él!

Frente al mundo del consumo, al mundo egoísta y triste, Navidad es la revelación de la gratuidad, la revolución de la misericordia, de la bondad y de la alegría del Evangelio. Y esta revolución es tan fuerte que irradia luz incluso en medio de la celebración pagana del solsticio de invierno. Su menaje para nosotros es muy concreto: todos estamos llamados a humanizarnos, a sentirnos más sensibles ante los que sufren, a continuar haciendo del Evangelio - el camino abierto por Jesús - la norma de nuestra vida. Todos estamos llamados a ser agentes de humanización y de misericordia en medio de nuestro mundo. Es necesario, en este Año de la Misericordia, no olvidar las palabras de san Ambrosio que el papa Francisco nos recordaba hace unos días: “El nombre de Dios es la misericordia y donde hay misericordia, allí está Dios”. Donde hay misericordia, allí está naciendo Dios, podemos añadir nosotros. Y feliz Año de la Misericordia recibida y entregada a los hermanos.

****************

Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma.
El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida. Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida.

La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir.
Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad.

Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor. La estrella de Navidad eres tú, cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor.

Eres también los reyes Magos, cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien.
La música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti.
El regalo de Navidad eres tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano.

La tarjeta de Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos.
La felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y reestableces la paz, aun cuando sufras.
La cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado.
Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones; tú eres sonrisa confianza y de ternura, en la paz interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti.

Una muy Feliz Navidad para todos los que se parecen a la Navidad."

Réagir à cet articleComentarios del artículo

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

newsletter