Soeurs de Marie Joseph et de la Miséricorde
http://soeursmariejosephetmisericorde.org/Dia-de-la-vida-consagrada
      Dia de la vida consagrada

Dia de la vida consagrada

  • Télécharger l'article au format PDF Imprimer cet article
  • 1ro de febrero de 2015
  • réagir

" Hombres y mujeres de esperanza que vivan con alegría e ilusión esta vida es lo que necesita nuestro mundo."

Papa Francisco


DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

El próximo 2 de febrero, festividad de la Presentación de Jesús en el templo, se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que en esta ocasión tiene como lema “Amigos fuertes de Dios”.

Como cada año, la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada ha elaborado para la celebración de la Eucaristía un subsidio litúrgico, oraciones y testimonios.

Además, en esta ocasión, con motivo del Año de la Vida Consagrada y la importancia que desde CONFER se quiere dar a esta convocatoria, se ha preparado una Vigilia de oración.

Tiene un brillo especial al coincidir, además, con el Año Jubilar Teresiano; es un precioso regalo para la Iglesia, a la vez que una gran oportunidad de evangelización. Son estos «tiempos recios», que diría santa Teresa de Jesús, y «son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos» (Libro de la Vida 15, 5).

"Vamos a mirar en este día el impulso del corazón que el Espíritu suscitó en Simeón, primero para que durante toda su vida esperara al señor y creer en sus promesas, después para salir a su encuentro cuando intuyo que él estaba cerca, y después para abrazarlo desde la fe y alabarlo porque el era el salvador y la luz de las naciones.
Hay muchas veces que acallamos esas llamadas interiores que el Señor nos hace, y no le damos importancia, la verdad que nos perdemos ese encuentro con él, esa luz que se ilumina dentro de nosotros deberíamos darla a nuestro mundo con nuestras pequeñas acciones de cada día, si cada uno hiciera esto cambiaríamos el mundo. Tengamos esa ilusión y esa esperanza de encontrarnos con el salvador del mundo , sin perder la paciencia porque él es fiel a sus promesas. Hombres y mujeres de esperanza que vivan con alegría e ilusión esta vida es lo que necesita nuestro mundo.

Pedimos hoy por todos los consagrados y consagradas al Señor en la vida religiosa para que sean testigos de la luz y profetas de la Buena Noticia del Reino.

«Amigos fuertes de Dios»

La Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que venimos celebrando en la Iglesia cada 2 de febrero —en la festividad de la Presentación del Señor en el Templo— desde que fue instaurada por san Juan Pablo II en 1997, tiene en esta ocasión un brillo especial al situarse en el marco del Año de la Vida Consagrada convocado por el santo padre Francisco y coincidir, además, con el Año Jubilar Teresiano; es un precioso regalo para la Iglesia, a la vez que una gran oportunidad de evangelización.

A los objetivos habituales —alabar y dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada y promover su conocimiento y estima por parte del Pueblo de Dios— se suman en esta ocasión los específicos del Año de la Vida Consagrada, que nos invitan a «mirar al pasado con gratitud», «vivir el presente con pasión», y «abrazar el futuro con esperanza», para dar gloria al Padre Celestial por la historia de salvación que va escribiendo en nuestra vidas, renovar la confianza en su Providencia y ser presencia apasionada de su amor misericordioso para los hombres y las mujeres de este tiempo de gracia que nos ha correspondido vivir.

Son estos «tiempos recios», que diría santa Teresa de Jesús, y «son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos» (Libro de la Vida 15, 5).
A esta amistad, que se forja en la intimidad de la oración, estamostodos convocados, y de manera especial las personas consagradas, llamadas a testimoniar la alegría que nace del encuentro con el Señor y nos dispone a llevar el Evangelio a todos los rincones de la tierra con una solicitud especial por las periferias existenciales.

En nuestra sociedad, a menudo carente de valores espirituales, la Doctora Mística nos enseña a ser testigos incansables de Dios, de su presencia y de su acción. El mensaje de oración que nos entrega santa Teresa de Jesús es muy necesario en este tiempo, en que estamos tentados por el reclamo y el compromiso del mundo exterior, por el trajín de la vida moderna y por tantas ocupaciones que nos distraen de lo verdaderamente esencial. Somos atrapados por lo urgente e inmediato y olvidamos lo importante y esencial.
El Señor nos dice también hoy, como a Marta en Betania: «Marta, Marta,
andas inquieta por muchas cosas. Solo una es necesaria. María ha escogido
la mejor parte y no se la arrebatarán». Y es que «quien a Dios tiene, nada le
falta; solo Dios basta».

Con este espíritu resuenan en nuestro corazón las palabras del papa Francisco a los consagrados en la vigilia de apertura del Año de la Vida Consagrada: «¡Despierten al mundo! ¡Despierten al mundo (...). Sea el Evangelio el terreno sólido donde avanzar con coraje. Llamados a ser “exégesis viviente” del Evangelio, sea eso, queridos consagrados, el fundamento de referencia último de vuestra vida y misión. ¡Salid de vuestro nido hacia las periferias del hombre y de la mujer de hoy!
Por esto, hay que dejarse encontrar por Cristo. El encuentro con Él empujará al encuentro con los otros y llevará hacia los más necesitados, los más pobres. Es necesario llegar a las periferias que esperan la luz del Evangelio. Hay que habitar las
fronteras. Esto pedirá vigilancia para descubrir las novedades del Espíritu; lucidez para reconocer la complejidad de las nuevas fronteras; discernimiento para identificar los límites y la manera adecuada de proceder; e inmersión en la realidad, “tocando la carne de Cristo que sufre en el pueblo”. (...)
Delante de vosotros se presentan muchos desafíos, pero estos existen para
ser superados. “¡Seamos realistas pero sin perder la alegría, la audacia y la
dedicación llena de esperanza!”».
Lo suplicamos por intercesión de nuestra Madre, María, mujer fuerte y
valiente, modelo y maestra de quienes deseamos ser y vivir como «amigos
fuertes de Dios».

✠ Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza
Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada

edice@conferenciaepiscopal.es

Réagir à cet articleComentarios del artículo

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

newsletter